marillion – best sounds tour: Chile

Marillion es sin lugar a dudas una de mis bandas favoritas, y por tanto declaro una mirada aquí sesgada, pero también apasionada. Con Marillion no fue un caso de amor a primera vista: me tomó un tiempo encantarme con sus primeros discos, y luego otro tanto más con Hogarth, pero con el paso de los años mi gusto por los discos con Fish fue disminuyendo, y la época h, pronto ampliamente superior en número y gama estilística, la he recibido con mucho mejor gusto, sin ello significar que no considere  que hayan dado algunos pasos dubitativos o en falso, pero ¿quién puede aspirar a la perfección?

Marillion 20

Teatro Caupolicán, 18/10/12

Quizás algo cercano a la perfección fue para mi el conciertos de 2012 de Marillion, en el Caupolicán, cargado con buena parte de lo que considero lo mejor de la banda, ante un teatro repleto, y una banda que parecía no comprender cómo tras tantos años fuera del mainstream, aún lograba semejante arrastre.

Marillion, a diferencia de muchas bandas de rock progresivo, funciona como un ensemble. Compositores de canciones, más largas, más cortas, por sobre todo, lo de ellos no es la destreza instrumental – que probablemente tengan. Cada vez que hay un solo, es por razones estrictamente musicales, y no por demostrar una destreza.

Cuando las composiciones se extienden en duración ¡y vaya que se pueden extender!, lo hacen por el requerimiento de un desarrollo dramático. Sus épicos clásicamente relatarán una historia, un viaje físico, temporal o emocional, muchas veces a través de una serie de viñetas musicales enlazadas. Nada de secciones instrumentales de 10 minutos, por cierto. La progresividad no está ahí, y quizás por eso muchos no vean el progresivo en el Marillion tardío.

Son expertos en el dramatismo, y es por ello que me sentí desilusionado esta vez del primer show en Chile en Monticello. Pues claro, no hay lugar a dudas con que también son capaces de generar muy buenas canciones pop, de aquellas que pueden seguir sonando por años en radios del adulto joven, pero de aquellas hay otros que también pueden hacerlas, y puedes quedar perdido en un océano de buenas y anónimas canciones pop, similar como ocurre con Mike and the Mechanics. La diferencia entonces está en todo lo demás que son capaces de hacer estos tipos, y que Mike Rutherford dejó de hacer hace demasiados años.

La diferencia va en ser capaces de correr riesgos, desde hacer un disco conceptual cuando hacerlo era un suicidio comercial (Brave), hasta editar un disco doble cuyo primer disco es un ciclo de canciones atmosférico y decididamente poco inmediato, dejando el material más “tradicional” (a estándares de la banda) para el segundo (Happiness is the Road, volúmenes 1 y 2). No siempre he estado de acuerdo con el desafío, y éste no siempre ha sido musical: editar Marbles como un disco sencillo, retirando la obra maestra Ocean Cloud, y dejándola sólo para la venta directa por su página web no puedo no verlo como un error. Pero considero vital el correr riesgos, y en eso Marillion ha sido una banda tremendamente satisfactoria.

Vuelvo ahora a sus conciertos: decía ya que me sentí decepcionado con el show en Monticello, y es que claro, partieron con Gaza, y poco después en el set estuvo la memorable y atípica Man of a Thousand Faces, pero entremedio y hasta el cierre con la siempre emocionante Neverland tuve más un Greatest Hits Tour que un Best Sounds Live (setlist acá). Por cierto, los fans de la época Fish tuvieron suficiente espacio para disfrutar, y afortunadamente no sólo con las recurrentes, sino también con la dupleta más contundente de Warm Wet Circles/That Time of the Night.

Caupolicán 16/05/14

Teatro Caupolicán 16/05/14

Me faltaba el balance entonces, y afortunadamente para la segunda noche, en un Caupolicán nuevamente repleto, el balance llegó de la mejor manera. Si bien el setlist se perfilaba sin mayores cambios, el ambiente ciertamente daba para más. El público encendidísimo, desde un comienzo ovacionando al grupo, y Hogarth simplemente extasiado: corriendo de un lado al otro del escenario, haciendo cantar a la audiencia durante buena parte de las canciones (y nosotros buenos fans, cantando bien casi siempre), subiendo peligrosamente a los parlantes (y haciendo sufrir a sus roadies), corriendo por entre el público (y cayendo al suelo en el intento de volver).

Sin retirar nada (salvo la improvisada versión de Hotel California de la noche anterior), rescataron Uninvited Guest de Seasons End, y más importante aún, para el primer encore nada más ni nada menos que los 17 minutos de Ocean Cloud, el más atmosférico épico de la banda. Podrían haber tocado sólo este tema y quizás habría vuelto a casa igual de feliz.

La maratón de Marillion no habría estado completa si no hubiera estado completa sin el cierre con mis buenos amigos de Fugazi – Tributo a Marillion. Si bien la vez anterior habían ya contado con Mark Kelly y Steve Rothery, ahora, en un lugar mucho mejor, el auditorio de la Escuela Moderna de Música, la propuesta incluía vino de honor, exposición de fotografías del Sr. Rothery, y su participación junto a la banda en toda la segunda mitad del set. Si bien a mi pesar con un franco predominio de la época Fish  (debo decir si que temas como Incubus o Fugazi son en realidad muy buenos temas para escuchar de vez en cuando), el público mostraba su afecto, y se notaba lo agradecido que este humilde ídolo estaba de esas manifestaciones.

Tras estos tres días de celebración de la música de Marillion no puedo sino sentirme feliz. Tuve una vez más la ocasión de ver a una de mis bandas más queridas, cuyas composiciones significan más para mi. Pude además saludar a la banda, estrecharles la mano, y sacarme algunas fotos con ellos al término del show de Monticello (¡lo que ciertamente hizo que el nivel de decepción de la noche se disipara rápidamente!), y además pude reencontrarme con viejos amigos a quienes hacía mucho tiempo no tenía ocasión de ver en persona.

Todas cosas que podría hacer más y mejor en un Marillion Weekend Santiago. Creo que no soy el único que está pensando que tras el éxito de estos shows y el nivel de fanatismo que los chilenos han demostrado, bien podríamos cobijar con éxito uno de estos megaeventos, un sueño de todo fan de la banda que se precie de tal. Quién sabe, ¡quizás tenemos suerte!

Galería Flickr completa con mis fotos de Marillion 2012 y 2014 aquí

Anuncios

Fernando Flamenco

Estoy en la salida del Metro Los Leones hacia Plaza Lyon, y escucho unos prodigiosos sonidos de guitarra, en un espacio que los músicos han convertido en anfiteatro improvisado. Ahí estaba un guitarrista, solo con su música y copias de un par de discos. Sonaba tan bien que no esperé mucho más y me acerqué. No era el único: tras terminar el tema varias personas se acercaron pidiendo información. El guitarrista, tenía a la venta un disco con edición profesional en digipak, otro de grabación casera. Por el primero 4000, por el segundo 2500. Uno de los presentes busca regatear, a mi me lo dejas a 3000. El guitarrista le explica que no es posible, que en tiendas lo venden a 5000. Pago pronto los 4000, es lo justo, le digo mirando al regateador y me marcho.

FernandoFlamenco01-240x137Ahora ya estoy en casa, y veo mi compra: Es Fernando Flamenco, y su disco Guitarra Pura: 10 composiciones originales de inspiración flamenca. Es perfecto. Termina y lo pongo de nuevo. Debí comprar el otro disco. Leo más de Fernando, un guitarrista autodidacta, fue por unos años a España a perfeccionarse, pero le hicieron ver que ahora sólo tenía que tocar. Ahora de vuelta en Chile, logró la fama efímera de los programas de talentos, pero el talento venía de antes. Luego ganó un concurso de la SCD para la grabación y difusión de su disco, y por ello tengo este disco de bella factura.

Y hoy tenemos a Fernando tocando en un espacio habitual para músicos talentosos pero que no tienen espacio en el cerrado mundo masivo. Cuando tienes talento, tu mejor difusión es mostrarte, ir por tu público. Aplaudo a Fernando, y espero encontrarlo de nuevo, de verdad quiero ese otro disco.

Pueden leer más de Fernando Flamenco aquí
Puedes escuchar en streaming, o comprar en formato físico o mp3 aquí (barato, pero más caro que hoy)

ACTUALIZACIÓN: Como pueden ver más abajo, Fernando ha dejado un comentario más abajo, invitando a visitar su nueva pagina web, con información de sus discos y presentaciones en vivo. También cuenta con una cuenta Soundcloud, acá una muestra de su trabajo:

la nueva sangre de Peter Gabriel

Cuando un músico decide hacer una gira con orquesta es bastante esperable que al menor por parte de sus fans se generen ciertos temores. En general los resultados de esos emprendimientos son más bien irregulares, con orquestas jugando el rol de un -muy caro- accesorio para la presentación de una banda, como se ha criticado a un contemporáneo como Sting y su Symphonicities. En el caso de Peter Gabriel y su gira New Blood la promesa era de estar ante algo diferente, basado en su política de “no guitarras, no bajo, no batería” implica que aquí la orquesta tomaría total protagonismo.

Las expectativas y los cálculos sin embargo quedan cortos cuando estás en un Movistar Arena casi lleno, ves cómo se instala la New Blood Orchestra junto a Gabriel y escuchas la perfecta partida con Heroes de David Bowie, al tiempo que sientes cómo se erizan los pelos con ese perfecto arreglo minimalista para cuerdas.

Gabriel ciertamente confía en la calidad de su show y prosigue sin apoyarse en sus singles más exitosos durante toda la primera mitad del show. Además del ya mencionado Heroes, el disco de versiones Scratch My Back (2011) es recordado con Après Moi, con el dramatismo del piano de la original de Regina Spektor aumentado por el arreglo orquestal, mientras Gabriel, con su expresivo registro aporta un matiz más oscuro a la composición. Aquí también se hace notorio el muy logrado apoyo visual a través de iluminación y pantallas gigantes con animaciones acordes a cada cada canción.

Rápidamente podemos notar que Gabriel está en perfecta forma vocal, siendo capaz de imprimir el carácter adecuado a cada uno de los temas. Además se muestra participativo con su audiencia, hablando o leyendo en español explicaciones a buena parte de los temas.

Pronto en el show hace un saludo a Chile con un recuerdo de su compromiso de larga data con la lucha por el respeto a los derechos humanos: Wallflower, interpretada con la orquesta dando los toques precisos para potenciar el dramatismo y humanidad de sus letras. Más adelante vendría otra canción/himno emblemática, Biko, con todo el público siendo dirigido por el conductor Ben Foster para su coro.

San Jacinto, I hold the line..

Ciertamente muchas de las composiciones de Gabriel podrían imaginarse con un arreglo sinfónico, siendo ello especialmente cierto para aquel material más expansivo, experimental, o quizás incluso “progresivo”. Ahí está Signal to Noise, el épico climax de su disco Up, un intenso llamado a retener la señal dentro de un mundo lleno de ruido, que aquí llega a niveles insuperables en su sección final, ahora totalmente instrumental. En el otro lado del espectro sinfónico está San Jacinto, donde un arreglo minimalista captura la esencia de la original y la transforma en una composición (aún más) de otro planeta. Las disonancias alternadas por melodiosidad de esa fantástica exploración de los miedos que es Darkness también se traducen de excelente forma al arreglo orquestal.

Otro de los tantos momentos notables resultaron los temas en que se reemplazó percusión por orquesta. Intruder, clásico de su tercer disco no perdió ni un poco de su agresividad, con una interpretación vocal con un perturbante tono. Rhythm of the Heat, en tanto, quizás mi tema favorito de todo el catálogo de Gabriel, resultó el momento más intenso de la noche, con su amenazante primera sección y una sección final ahora orquestal, sencillamente demoledora.

La traducción sinfónica para los éxitos de Gabriel resultan casi sin excepción destacables. Si bien en Digging in the Dirt la orquesta me resultó más bien intrusiva y la canción perdió esa exquisita agresividad presente en su versión original, para otros clásicos como Mercy Street, Solsbury Hill (Himno a la Alegría incluído), así como las infaltables In Your Eyes y Don’t Give Up (en que muchos no extrañamos a Kate Bush gracias a un notable apoyo vocal femenino) el arreglo sinfónico jamás hizo que se perdiera la exquisitez pop de esas canciones.

Como en pocas ocasiones en el pasado, al término del show quedo sonriendo. Y es una sonrisa que se ha mantenido. Es la sensación de haber estado ante la demostración de que incluso ideas tan repetidas como la “gira con orquesta” pueden brindar resultados asombrosos. La sensación de que un personaje como Peter Gabriel, a sus 60 años, aún es capaz de sorprendernos, si no con material nuevo, con una nueva mirada a una obra que sabe perdurar en el tiempo. De eso se trata esto de la Nueva Sangre. Sin lugar a dudas uno de los mejores recitales que he presenciado.