la desooorden – ciudad de papel

El cuarto trabajo de La Desooorden, nuevamente dentro del formato conceptual, responde a una situación de contingencia nacional. Ciudad de Papel relata el conflicto vivido entre Celulosa Arauco y la comunidad de Valdivia, gatillado por el hallazgo, en octubre de 2004, de cientos de cisnes muertos en el Santuario del Río Cruces debido a la contaminación producida por la industria de celulosa, y la forma en que ello detonó un gran movimiento ciudadano que mostró la tardía y ambigua reacción del gobierno en ese tema. Ciudad de Papel es además la banda sonora del documental homónimo estrenado en el 14° Festival de Cine de Valdivia 2007.

La propuesta de La Desooorden resulta francamente cautivadora, y ello es visible desde el empaque de lujo. En Ciudad de Papel la banda, a la vez que mantiene elementos propios de su música, expande la paleta sonora. La mezcla estilística es notable, y si en el pasado mostraron influencias del jazz, el folclor y el progresivo, ahora sumamos una aproximación bastante más intensa hacia el rock, que en sus momentos más densos los asemeja a Tool. A nivel estructural también hay cambios, y muchos de los temas del disco se acercan al formato canción, si bien éste es cruzado por variados segmentos instrumentales destacando notables solos de guitarra y saxo a lo largo del trabajo. Así, mientras La Isla de los Muertos se trataba de un trabajo mucho más unitario, aquí los temas también funcionan como entidades aisladas. El estilo vocal también cambia, siendo menos frecuente el canto recitativo y teatral.

Sonidos algo medio-orientales son los que abren el disco en Fumarolas del Alma, tema que se desarrolla en forma dramática, recordando a los mejores momentos musicales de las obras de Cirque du Soleil. Incluye el notable coro: “No le preguntes al agua/cuanta sed tiene el hombre”, que resume en forma brillante el concepto del disco. El tema homónimo muestra a la banda alcanzando una intensidad que previamente era sólo insinuada, mientras que a la vez se mezcla con sonidos de trutrucas, kultrunes, un coro sinfónico y múltiples percusiones étnicas, en una forma absolutamente única.

Tras El llamado del Totoral, un instrumental dominado por el trabajo de diversas percusiones, sigue El Gran Acuerdo, que en un estilo jazzero y lúdico recrea las maquinaciones entre Anacleto Angelini y el señor gobernador (“de baratissima conciencia”) para la instalación de la planta de celulosa: “El agua no importa, la gente no importa, salute por el costo del progreso”.

Migraciones Eternas conjuga diestramente la musica y líricas, con una primera sección vocal describiendo el daño de la lluvia ácida, para luego de un final falso lanzarse a una coda que tras un suave comienzo aumenta su intensidad, con una mezcla de sonidos tribales, guitarras afiladas y teatrales voces al unísono describiendo el paso de palabras a acciones de los contrarios a la planta de celulosa. Sin dudas la banda logra generar ambientes notablemente distintos manteniendo a la vez un sonido propio. Eso queda aún más claro con La Voz de los Niños, donde el piano y un coro de niños genera algo semejante a una canción de cuna.

A través de grabaciones de voces de los distintos involucrados nos informamos de la visión de los pobladores de Valdivia. Así, en Acción por los Cisnes, nombre del grupo que inició las protestas en Valdivia, escuchamos a una activista, en un muscular tema jazz-rock. En Tralcao se presentan las comunidades mapuches, mientras la voz recuerda a Pancho Sazo de Congreso y la banda realiza un memorable trabajo percusivo con instrumentos étnicos como la tabla, recordando a Dead Can Dance de Into the Labyrinth y Spiritchaser.

Homínidos es un vibrante instrumental con potentes riffs de guitarra y gran espacio para solos de saxo, tras el que comienza el denso Los Trabajadores, tema que guarda similitudes con Ciudad de Papel, volviendo a aparecer el coro sinfónico. En E-N-E-U-J la guitarra alcanza un dominio absoluto en un tema rockero, rugiente y directo.

Boletos para Ir, tema que remite a lo mejor de Congreso, marca un cierre pausado y delicado para un disco intenso y complejo, y que por lo mismo puede requerir ser oído en repetidas ocasiones para lograr apreciarlo en su totalidad. Sin embargo, no son acaso así los discos que finalmente más apreciamos?

Sin lugar a dudas, uno de los mejores trabajos de 2007.

(publicado originalmente en rock-progresivo.org)

Más información: sitio web oficial de La Desooorden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s