sábado

Dedicar el día a estudiar no suena a un gran panorama, pero si te logras enfocar en tu futuro y en tus necesidades, realmente lo es. Especialmente considerando la alternativa, haber estado en la cama dormitando o escuchando música, o navegando por internet. Seguramente habría vuelto a los sitios de siempre (all music guide, all movie guide, wikipedia, bloglines, skyscrapercity) y el día habría transcurrido sin novedad. Cierto, podría haber aprovechado el día soleado y bastante diafano para caminar por el barrio, pero estando algo resfriado habría preferido quedarme en casa de todas formas.

Pero hoy es un día distinto y tengo a mi Firefox beta 3 sufriendo. En realidad no, está muy bien, manejando muy bien las 8 ventanas abiertas con distintas revisiones de tópicos médicos obtenidos de MD Consult, un servicio -pagado- que me brinda acceso a una amplia bibliografía online, incluyendo libros y revistas. El problema es cómo lograr enfocarme en un sólo tema cuando hay tantos temas que me gustaría revisar. De hecho, en estos momentos reviso tópicos tan variados como las micosis superficiales, actualizaciones en el manejo de la diabetes mellitus tipo 2, guía de manejo de hiperbilirrubinemia en recién nacidos, y las últimas novedades en las principales revistas médicas (New England Journal of Medicine, The Lancet, British Medical Journal, Pediatrics).

El problema es que no puedo dejar de pensar en música y así es como ya me ha acompañado el DVD Toward the Within de Dead Can Dance, y ahora In View – The Best of R.E.M. (que no incluye Bang and Blame, muy a mi pesar). Y mientras tanto ahí están las ventanas de Windows Live Messenger y Google Talk, las miro cada cierto rato -no sería malo conversar un rato con alguien- y pienso cada cierto rato por qué no he usado últimamente el práctico Pidgin, que reune en un sólo programa cuánto servicio de mensajería que se me pueda llegar a ocurrir tener.

Ahora hace frío, y también un poco de sueño (el café que acabo de tomar pareciera no haber sido muy útil), y pienso en cómo poder hacerlo para conjugar tantas cosas a la vez. Pienso en que ya me estoy perdiendo la primera jornada de Santiago Fusión en el Teatro Oriente y en las ganas de avanzar con Ensayo sobre la Lucidez, para luego poder seguir con La Caverna, ambos libros de José Saramago. Eso mientras quisiera poder volver a leer Diario de un Mal Año de Coetzee, un libro que llegó a mis manos en un año bastante adecuado.

De pronto recuerdo que también quiero agregar nuevas aplicaciones médicas a mi Treo, y en que debiera hacer algunos memos de lo que he estado estudiando, pequeños tips que es importante no olvidar. Y todo esto antes de que lleguen mis padrinos, que pese a que ya no soy un niño (aunque lo pueda parecer ahora que me he afeitado) siempre llegan con un regalo para su ahijado querido.

Hmm. Quizás deba dejar algunas cosas para mañana.

Anuncios

2 pensamientos en “sábado

  1. La semana que paso fue una semana de mierda, repartí mis horas entre mis dos trabajos, la universidad, con pruebas incluidas, y mi lectura de lunar park (que está bien bueno por cierto). Creo que la música me salvó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s