Ingeniero, ¿es usted?

Ingeniero, ¿es usted?

Las palabras, con marcado acento argentino, venían de la boca de un hombre alto y delgado, de ropa sucia pero digna, cubierto por un abrigo largo y de buen corte y una barba sin cuidar de un par de semanas.

Tras mi negativa a ser su ingeniero y mi claro deseo de seguir adelante, vino un bueno, no importa, necesito que me ayudes, mirá, tengo que estar mañana en Antofagasta y me falta dinero, viste? ¿me podrás ayudar?

Mi negativa ciertamente no le pareció bien, pero peor le pareció mencionara que no tenía monedas. Bah, yo necesitaba billetes.

Y se alejó tan rápido como llegó, murmurando pensamientos ininteligibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s